domingo, 25 de julio de 2010

Cuando Harry encontró a Sally



El otro día le dije a mi mejor amigo que igual empezaba a sentir algo distinto por él. Él me dijo que no sabía qué película me había montado, yo llevaba meses pensando en “cuando Harry encontró a Sally”, pero que no.

Total que como dónde hay confianza da asco, seguimos tan normales.

Cosa que no me gusta, no quiero normalidad en nuestra relación, quiero que me quiera.

Y ya decidiré yo si al final mi neura era real o no.

Odio las comedias románticas, han jodido mi percepción de la realidad. Y me odio a mí misma, por no haberlo hecho mejor.

Pero eso último es lo normal en coexistencia con mi persona, lo de odiarme, digo, así que lo dejaré estar.

2 comentarios:

Lourdes dijo...

Eso nos pasa con frecuencia... o nos querremos o nos odiamos...

Las mujeres no solemos tener un punto intermedio...

No te desanimes...¡a por él! y luego ya decidirás...

Katharina Hall dijo...

Uff, no, menos mal que lo dejamos estar, jajaja!!! FUE UNA NEURA MÍA. Y podía haberme cargado una de las mejores relaciones de amistad que he tenido y tengo. menos mal que me di cuenta pronto de que fue una "pelotera" y qué él ha respetado en todo momento, pues todo...

Besos! :)

Publicar un comentario